” Una Guarida con Luz” en Alma

Aunque la imagen que tenemos de Nietzsche es la de un tipo duro,
casi más martillo que hombre, en el fondo él también era un romántico.
En uno de sus aforismos de Humano, demasiado humano
defendía que el amor, por encima de todo, es una larga conversación.
Que lo que había que preguntarse antes de casarse era si te imaginabas
charlando con esa persona hasta el fin de tus días. Pero habría que ir
un paso más allá: no es solo el amor de pareja el que se basa en la
construcción de un lenguaje común, en hablarse y escucharse, sino el
amor en general. El amor por tus amigos, por tu familia, y también el
amor por el compañero con el que compartes escenario. Así lo prueba Una guarida con luz, una obra en la que el lenguaje teatral borra todas las fronteras




Using Format